Incentivos | Mallorca Emotions
INCENTIVOS
"No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió"
- Gabriel García Márquez

Los incentivos

Cualquier evento tiene que ofrecer un momento único, pero el incentivo lleva esta noción al extremo: como premio a los mejores empleados o clientes de una empresa, conseguir experimentar el viaje de incentivo tiene que ser una motivación a lo largo de todo el año.

Sentirse valorado tiene un gran impacto emocional y la invitación a un evento es una demostración de aprecio y respeto por los profesionales. El incentivo es un acto para premiar y motivar.

Existen muchas maneras de motivar a los empleados. Entre todos los medios que permiten motivar, los eventos destacan como una manera de dirigirse a sus empleados de manera diferente, hacerles compartir experiencias relacionadas con los valores a potenciar, cohesionar equipos y cambiarles más que con otros medios.
Momentos
Los eventos también permiten compartir momentos entre el equipo y hacer que todos sigan un mismo objetivo, por lo menos durante el evento, y que tengan que trabajar entre todos para alcanzarlo, con los lazos que esto crea. De hecho, casi todos los eventos motivacionales incluyen una dimensión colectiva, de team building, además de enriquecer a los participantes a nivel personal, por la satisfacción de haber realizado dicha actividad juntos.

Feeling

Una buena actividad no es la más original o la más extrema, sino la que más sentido tiene para la empresa. Los resultados son consecuencia directa de haber sentido emoción y buen feeling con el desarrollo de la actividad.

Capital humano

La característica fundamental es la vivencia, el contacto directo con el capital humano.

Desde el famoso Paintball hasta olimpiadas en las que los empleados participan en actividades deportivas generalmente en equipo para fomentar el compañerismo, la integración, la competitividad sana, el trabajo en equipo, el esfuerzo…las actividades deportivas siguen siendo muy fuertes.

Un buen ponente

Pero también un buen ponente motivacional puede cargar las pilas del equipo como nadie y permite transmitir el mensaje de manera original.

Cursos de cocina, catas de vino, tai chi, yoga, risoterapia, actividades culturales, actividades con tambores,…permiten a los asistentes conocer una actividad nueva, algo que contar cuando vuelvan a casa.

Feeling

Una buena actividad no es la más original o la más extrema, sino la que más sentido tiene para la empresa. Los resultados son consecuencia directa de haber sentido emoción y buen feeling con el desarrollo de la actividad.

Capital humano

La característica fundamental es la vivencia, el contacto directo con el capital humano.

Desde el famoso Paintball hasta olimpiadas en las que los empleados participan en actividades deportivas generalmente en equipo para fomentar el compañerismo, la integración, la competitividad sana, el trabajo en equipo, el esfuerzo…las actividades deportivas siguen siendo muy fuertes.

Un buen ponente

Pero también un buen ponente motivacional puede cargar las pilas del equipo como nadie y permite transmitir el mensaje de manera original.

Cursos de cocina, catas de vino, tai chi, yoga, risoterapia, actividades culturales, actividades con tambores,…permiten a los asistentes conocer una actividad nueva, algo que contar cuando vuelvan a casa.

Incentivos
El evento en sí no motiva, pero es una plataforma excelente para motivar. Permite sacar a la gente del entorno de cada día y ofrecerles un momento diferente. Es difícil motivar en la sala de reunión en la que se celebra la reunión semanal.

Otra ventaja del evento es su carácter experiencial, que no se puede comparar con otros canales utilizados en la comunicación interna ( memorando, reunión, condiciones financieras ).

Y en esta dirección van los eventos de motivación: ofrecer experiencias, talleres, actividades de grupos, juegos de rol, etc.  A través del evento con la implicación de los participantes podremos transmitir mensajes, generar actitudes, motivar a la audiencia y persuadirla para que actúe de forma concreta. No es lo mismo que te cuenten a que lo vivas.
Por tanto el incentivo tiene dos funciones principales: desarrollar capacidades y valores empresariales y hacer trabajar a la gente.

La diversión no es motivación, pero sí un excelente potenciador de la motivación. La diversión facilita el aprendizaje, potencia la creatividad y genera un recuerdo mucho mayor. Provocar encuentros divertidos entre los empleados favorecerá las relaciones interpersonales y eso sí que ayuda a la motivación.
Los eventos se han de integrar en una política, de la mano de una estrategia y dirigida a unos objetivos. Su planificación ha de ser continuada, consensuada con los empleados y revisada adecuadamente en función de los objetivos alcanzados. Para motivar tenemos que conocer perfectamente los deseos y las necesidades de nuestra audiencia. El incentivo cierra todo un proceso: definición de objetivos, definición de un premio tentador ( el viaje de incentivo ), motivación continua a lo largo del año, buena comunicación del evento y finalmente…..el evento.  Por ello, se diferencia de cualquier otro evento porque se comunica con mucha antelación.

La creatividad y el factor sorpresa son los requerimientos de una audiencia exigente y permiten un efecto más profundo. Muchas dosis de dinamismo, participación y comunicación interpersonal son esenciales. El equipo que coordina el evento tiene un protagonismo mayor e interactúan más con el grupo que en otros eventos. La motivación empieza con ellos.

Un beneficio es que los eventos motivan sin depender de compensaciones económicas y sin crear precedentes en este campo.

ESTAMOS EN UN NEGOCIO QUE PERMITE A LA GENTE SENTIR LO QUE MÁS DESEAN: SENTIRSE VALORADOS.  
CONGRESOS
"Si puedes soñarlo puedes hacerlo"
- Walt Disney
OTROS EVENTOS
"Hacemos lo que te gusta, nos gusta lo que hacemos"
- Mallorca Emotions.